Anoche, en el recuperado espacio cultural, se llevó a cabo la cuadragésimo segunda edición de la entrega de premios al empresariado santafesino. Participaron autoridades locales, provinciales, organizadores y personalidades distinguidas.

La noche del sábado se llevó a cabo la ceremonia de entrega de premios El Brigadier 2017, organizada por la Asociación Dirigentes de Empresas (ADE). La cuadragésima segunda edición, desarrollada en las instalaciones de La Redonda, convocó, como es costumbre, al empresariado de la ciudad y a funcionarios provinciales y locales. La apertura musical, a cargo del coro, remarcó la frase “En lo alto, Brigadier” y dio paso a la transmisión televisiva, con la conducción de Alejandra Maglietti y Gustavo Ocampo, y la locución de Noelia Yossen y Charly Morzán.

 

Durante la gala, además de ochenta estatuillas para empresarios del comercio, la industria y los servicios, se hizo entrega del Brigadier de Oro, elegido con el voto de cada uno de los ganadores en cada rubro.

 

A pocos minutos de las 23, se comenzaron a conocer los galardonados “por prestigio y popularidad”, el sello distintivo del evento empresarial de la región. También hubo premios honoríficos, para la Universidad Católica de Santa Fe, el Laboratorio Industrial Farmacéutico y la Fiesta del Deporte.

 

Oro

 

A las 00.38 llegó el momento más esperado. El “elegido de los elegidos”, como se conoce al Brigadier de Oro, fue para Jugueterías Pizzico, que llevó al escenario por la multitudinaria familia de apellido italiano. Gustavo y Alejandro, de la tercera generación de la empresa, contaron a El Litoral que “nos generó mucha felicidad y sorpresa” y “nos movilizan un montón de cosas, sobre todo, el sacrificio de tantos años”. Además, manifestaron que la distinción “nos renueva el compromiso que tenemos con Santa Fe y nos marca que vamos por el camino correcto”.

 

Los premiados hicieron extensivo el reconocimiento a “todos los que hoy forman parte y a los que pasaron por la juguetería, en estos casi cincuenta años”, y concluyó: “Muchos chicos jovencitos hacen su primera experiencia laboral en la empresa, donde siempre tratamos de inculcar el trabajo y las buenas costumbres”.

 

El color de la noche 

 

La gran gala culminó con una postal: todos los ganadores mirando al escenario con las estatuillas alzadas. Luego, las luces se apagaron al ritmo de la percusión, y la fiesta llegó a su escala musical, al ritmo de “Despacito”.

 

Testimonios

 

Quien acompañó el evento, como todos los años, fue el gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz. El mandatario precisó a El Litoral que “es muy positivo que una comunidad reconozca a sus empresarios y les dé un mensaje de estímulo a aquellos que se han esforzado y han crecido”. Además, agregó que “esta región tiene un entramado productivo muy potente y competitivo”.

 

Para el intendente José Corral, quien también brindó su apoyo, “es una noche especial” para Santa Fe, donde “la gran mayoría de las empresas que generan empleo tienen nombre y apellido” y “han permitido que en estos últimos dos años, crezca el empleo, en el marco de una economía nacional que se va normalizando”.

 

La gala 

 

Además estuvieron presentes, dirigentes locales y legisladores nacionales y provinciales.

 

Emilio Jatón, senador y candidato a concejal, destacó que “se sumaron muchos rubros, y sobre todo uno muy importante, reconocido en estos años, como es el Laboratorio de Industrias Farmacéuticas, un ente público”.

 

Por su parte, el secretario General del Municipio -y también candidato a concejal-, Carlos Pereira, señaló que “los premios Brigadier son un gran evento para una ciudad pujante, que no sólo es administrativa o burocrática”. Y enfatizó: “En Santa Fe, la actividad privada ocupa mucho más gente que el Estado”.

 

 

Reconocimiento y agradecimiento

 

Por su parte, Benito Correnti, definió a los premios El Brigadier como “un indicador de impacto social que simboliza el liderazgo” y describió a la velada como “una noche de reconocimiento y de agradecimiento: de reconocimiento a los ganadores por su posicionamiento de liderazgo, y de agradecimiento a todos los que han trabajado en las cuarenta y dos ediciones para que el Brigadier sea lo que es hoy”.

 

Además, el director ejecutivo de ADE afirmó: “Hace seis años hicimos una reestructuración, una reingeniería financiera, para potenciar la jerarquización y la profesionalidad en la organización. Tercerizamos la gestión en Arcadia, y ya en el primer año cumplimos lo que habíamos planificado para tres”. Entre las innovaciones, se refirió a la entrega de los Brigadier de Oro, y expresó su alegría de hacerlo en La Redonda, “un lugar recuperado que enorgullece a los santafesinos”.